Dios - Espíritu Santo

DIOS Espíritu Santo

 

EDITORIAL

La Biblia es el libro más comentado en el mundo. Su contenido norma y rige la única y mejor forma de vivir en esta tierra para tener vida en abundancia en la otra vida. 2 Timoteo 3:16, confirma que “Toda Escritura” es inspirada por Dios. Y en Juan 14:26 la Palabra afirma que el Espíritu Santo nos enseñaría todas las cosas y nos recordaría todo lo que fue dicho por Jesús. Y esta lección nos hablará sobre esta persona de Dios, el Espíritu Consolador, Consejero, Gran Enseñador.
En esta dimensión infinita, hablar del Espíritu de Dios puede ser algo muy relativo. Sin embargo, nos fijaremos en la Palabra, la cual demuestra una gama enorme de informaciones sobre el Consolador. Nosotros lo veremos en actuación desde el principio. Pasando por toda la Biblia y finalmente en la eternidad. Su personalidad es atestiguada cuando percibimos en la Palabra características que le atribuyen predicativos relacionados a una persona, como inteligente y emotivo. Así también está comprobada su divinidad en la medida en que su relación con Dios Padre y Dios Hijo se comparan y se equiparan en poder, santidad y misión final, que es el rescate del hombre de su condición de miseria. Su procedencia también confirma a la persona del Espíritu Santo como una de las personas de la Triunidad, ya que Él en todo tiempo estuvo, está y estará con las personas del Padre y del Hijo.
Todo esto podemos verificar a través de versículos que atestiguan ser el Espíritu de Dios una de las tres personas divinas. Su obra es extensa y no se prende sólo al Nuevo Testamento, una mirada más cuidadosa y veremos su actuación concreta en todo el Antiguo Testamento. Su obra no se restringe a la creación del mundo cuando en el principio estaba (Génesis 1: 2), pero también se extiende por toda la historia de la humanidad (Números 11:26, Nehemías 9:20, Salmo 143: 10, Isaías 48: 16, Ezequiel 2: 2, 1 Coríntios 2:12, etc.). Actúa en la fe del hombre y también en la resurrección del Señor Jesús. Actúa grandemente en la enseñanza, la orientación y la exhortación de la Palabra al hombre para que éste entienda y acepte el plan de salvación. Además, capacita al ser humano para realizar la obra de Dios distribuyendo dones necesarios, dando herramientas al pueblo de Dios para que actúe de manera eficaz dentro y fuera de la iglesia.

Y por último, ¡constataremos la necesidad de ser lleno del Espíritu, su plenitud nos hace personas según el corazón de Dios, nos acerca más a Dios, y cada vez más somos bendecidos y nos convertimos en un vaso de bendición! ¡Por eso la necesidad de vivir por el Espíritu a fin de que se manifieste su fruto en nosotros!

Pr. Jarbas João da Silva

 

1 – La personalidad del Espíritu Santo

2 – La Divinidad del Espíritu Santo

3 – La procedencia del Espíritu Santo

4 – La obra del Espíritu Santo en el antiguo testamento

5 – La obra del Espíritu Santo en la revelación e inspiración

6 – La obra del Espíritu Santo en la vida de Jesús

7 – La obra del Espíritu Santo en la salvación

8 – Los dones del Espíritu Santo

9 – La plenitud del Espíritu Santo

10 – Cuatro ministerios del Espíritu Santo

11 – La acción del Espíritu Santo en el Futuro

Share
 

0 Comentarios

Usted puede ser el primero en dejar un comentario..

Deja tu comentario