EDITORIAL

EL FORTALECIMIENTO EN LA GRACIA
(ESTUDIOS EN LA SEGUNDA CARTA A TIMOTEO)

Amados hermanos y hermanas, la primera mitad de este año atípico 2021 ya ha quedado en el pasado. ¡En los dos primeros trimestres del año fuimos bendecidos por Dios con maravillosos estudios bíblicos en la Escuela Bíblica Sabática! Veamos qué nos espera ahora.

Al leer este manual de estudio sobre la Segunda Carta de Pablo a Timoteo, todos encontrarán que no hemos hecho un análisis del Libro versículo por versículo. Por supuesto, estudiaremos detenidamente toda la Carta, sin, sin embargo, obedecer una secuencia lógica y cronológica del Libro y los hechos.

En los próximos tres meses descubriremos algunas peculiaridades de la vida del entonces veterano apóstol Pablo – el remitente del mensaje – y la vida del principiante y joven pastor Timoteo – el emisario o receptor del mensaje.

Pero no podemos perder de vista el trasfondo de este significativo escenario. Esta fue la última carta de Pablo, después de su martirio en Roma. Algunos eruditos ven en esta epístola una carta de despedida. La Iglesia cristiana estaba sufriendo duras y atroces persecuciones por todos lados.

Eran días difíciles. Fue el período comprendido entre los años 64 y 67 d.C. La historiografía oficial confirma que la noche del 18 al 19 de julio del 64 d. C., Roma sufrió un gran incendio. Hay fuertes indicios de que el autor del siniestro fue el mismo emperador Nerón que, después, diabólicamente, traspasó la culpa a los cristianos. Como resultado, nuestros hermanos cristianos en todos los dominios del Imperio Romano se convirtieron en blanco de una persecución sangrienta e inhumana.

Y más. En cuanto a las cárceles del apóstol Pablo en Roma, hay que lanzar una pequeña pero relevante nota, que es: tanto del estudio del Nuevo Testamento como de la Historia Eclesiástica Primitiva, es posible extraer la convicción de que Pablo tenía dos cárceles en Granada.

La primera es aquella en la que estuvo bajo arresto domiciliario (entiéndase, en una casa donde podía recibir gente) durante unos dos años (Hechos 28:30). Este fue un arresto provisional (sin ninguna condena, todavía). El apóstol estaba, por tanto, bajo la custodia (guardia, protección) de la jurisdicción de Roma. Allí, expresó la firme esperanza de ser liberado y visitar nuevamente las iglesias que había estado.

El segundo arresto ya fue resultado de una sentencia de condena. Ahora el apóstol ya no está bajo arresto domiciliario (viviendo en una casa, teniendo solo unas pocas restricciones en el derecho de ir y venir — Hechos 28:30), como lo estuvo la primera vez, donde pasó unos dos años y desde dónde escribió algunas cartas, las llamadas “cartas de prisión”, a saber, a los Efesios, Filipenses, Colosenses y Filemón. Peor. Ahora su “alojamiento”, resultado de la injusta e inicua sentencia, se había convertido en un calabozo inadecuado, indigno y humillante. Por esto, el apóstol supo que no continuaría su ministerio. Sabía que saldría a la muerte.

Se acercaba el momento de su martirio. Cabe reiterar que el veterano e incansable apóstol ya no se encuentra en el referido arresto domiciliario —una casa habitable— sino en un calabozo fétido y de precarias condiciones sanitarias conocido en la historia como la Cárcel de Mamertina. La certeza de la inminencia de su muerte, despertó en Pablo el sentido de urgencia en sus orientaciones hacia el joven Pastor y hacia la Iglesia. Así que desde allí le escribió esta segunda carta a Timoteo.

Pero el trasfondo, para la elaboración de esta segunda carta a Timoteo aún no están completos. Cabe agregar que, además de los ataques de enemigos externos, como se mencionó anteriormente, la Iglesia cristiana estaba siendo sacudida y azotada por ataques internos, a través de los falsos Ministros de la Palabra.

Amada Iglesia, algunos de los problemas que enfrentó la Iglesia Primitiva todavía nos preocupan hoy. Todavía surgen falsos maestros. Todavía hay personas que se desaniman y abandonan el caminar con Cristo. Somos desafiados, como miembros de la familia de Dios, a fortalecernos en la Gracia, cumpliendo el desafío de un evangelista con dedicación, reavivando siempre el don que Dios nos ha dado. Todo esto, sin avergonzarnos del testimonio, recordando que nuestra llamada no se origina en las obras, sino en la Gracia. Sí, porque esta Gracia nos hace Combatientes, teniendo como arma la Biblia, la Palabra Inspirada de Dios. Con esto, no seremos influenciados por filosofías vanas y chismes inútiles. Al contrario, seremos “vasos de honra” y no “vasos de deshonra”, desarrollando continuamente las virtudes de la Gracia, sin dar lugar a las causas del abandono de la Fe. Esto significará mantener la fe y el resultado será ser, al final de la carrera, la Corona de la Justicia.

En fin, Iglesia amada, estamos peleando la buena batalla y, a partir de ahora, estamos seguros de que el Señor, que es Juez justo y recto, ha reservado para cada uno de nosotros la corona de la justicia, totalmente diferente a la corona de laurel de los guerreros ganadores o atletas del mundo antiguo. Esa corona se marchitaba y, con el paso del tiempo, desaparecía. Aquella, la corona de los vencedores por Cristo, sin embargo, dura toda la eternidad. De hecho, el significado de la exhortación del mismo apóstol Pablo, cuando reflexiona: “Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible” (1Corintios 9:25).

¡Que el Señor nos fortalezca en gracia para este camino combativo!

Pastor Bernardino de Vargas Sobrinho

Pastor Presidente da CBSDB

——————————————————————————————————————–

Página del tesorero

Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

La Tesorería de la Convención Bautista del Séptimo Día tiene como objetivo mejorar cada vez más el desempeño de sus funciones y la prestación de servicios. Pero, para eso, la colaboración de cada uno de ustedes es indispensable, en este proceso para el avance de esta maravillosa obra evangelística.

Por lo tanto, solicitamos que los montos referidos a la remesa mensual se depositen a más tardar el quinto día hábil de cada mes, en la cuenta del Banco Estado, la cuenta del Banco Scotiabank es destinada para cualquier donación voluntaria, en nombre de la Convención Bautista del Séptimo Día:

BancoTipo cuentaNúmero Cuenta
Banco EstadoChequera Electrónica35570940927
Banco ScotiabankCorriente979540205

Quienes puedan, usen el Escáner ó foto para copiar el comprobante de depósito y enviar por correo electrónico a la siguiente dirección: ib7tesoreria@yahoo.com

El tesorero que enviará el recibo para sus registros, también puede solicitar el número de Whatsapp o telegram para facilitar sacar fotos de comprobantes.

Agradecemos

Pr. Eduardo Marambio A.

1 – Somos miembros de la familia de Dios

2 – Conociendo al joven pastor Timoteo

3 – El desafío de ser un evangelista

4 – Reavivando el don de Dios

Share
 

0 Comentarios

Usted puede ser el primero en dejar un comentario..

Deja tu comentario